Triplica tus casos de éxito con tus clientes a través del método ThOR, con resultados visibles desde la primera semana.

DESCUBRE EL MÉTODO ThOR
(Terapia humanista Orientada al Resultado)


El objetivo de todos los terapeutas es ayudar a sus clientes. Yo, como muchos terapeutas, empecé trabajando en mi consulta con lo que sabía hacer en ese momento… buena escucha, pero pocas herramientas y estructura. 

Me sentía limitado en mi práctica, con mucha impotencia y frustración, porque sabía que se podía hacer algo más concreto para ayudar a mis clientes, pero no sabía qué ni cómo. Quería más precisión, no perder el tiempo dando vueltas buscando el camino hacia la solución. Pero estaba sumido en un caos.

Hasta que empecé a enfocar de otra manera las sesiones y mis clientes estaban sorprendidos de los resultados y empezaron a pedirme que hiciera un curso para enseñar mi “secreto”. Ahí empezó mi camino que me ha llevado hasta aquí.

El dios ThOR era el protector de los dioses y de los humanos frente a las fuerzas del caos. La función del terapeuta es ayudar al cliente a re-ordenar su caos interno hacia un nuevo estado de coherencia que llamamos solución. Inspirado en este mito, el método ThOR te va a dar los pasos y las estrategias concretas para que puedas ayudar a tus clientes a salir del caos, poner coherencia en su sistema interno y lograr resultados visibles. 

Después de 20 años de experiencia como terapeuta he podido comprobar que, para tener resultados visibles, la clave es hacer visible lo invisible. Conocer la estructura invisible que permite el cambio: es decir, los códigos para poder entrar en el funcionamiento cerebral e inconsciente. Por eso he creado el método ThOR, para poder poner orden en el caos interno de tu cliente y ayudarte a alcanzar el éxito como terapeuta. 

ThOR es el primer método de terapia breve orientado al resultado

A diferencia de otras técnicas, escuelas y metodologías enfocadas en la teoría y que requieren muchos años de trabajo para poder ver resultados. El método ThOR ofrece un paso a paso claro y concreto para poder obtener resultados visibles desde la primera semana.

Pilares

Para que todo el proceso terapéutico tome profundidad
Lo que no nos suelen decir es que la base de un proceso terapéutico que lleva al éxito es la confianza, esto es lo que aporta calidad a la relación terapéutica.

 

Olvidar esto o no darle la prioridad es un error fatal, porque sin esto no tenemos los cimientos para que todo el proceso terapéutico alcance su profundidad. Hay una forma de hacerlo, por eso en el Método THOR vamos a enseñarte los pasos concretos para construir esta relación, con el fin de que no se quede solo en una bonita idea.


En el Método ThOR la h es también por humanista, con un enfoque bondadoso y respetuoso al servicio de la persona.

Nos llevan donde queremos ir, para mayor precisión.

La claridad es ver el camino antes de recorrerlo. A menudo, cuando tratas el problema de tu cliente, el tema es tan complejo y amplio que te pierdes en la niebla. Esto hace que te cueste tomar decisiones para elegir un camino, y el cliente siente que la terapia no avanza. 

Por eso en el Método ThOR hemos construido estrategias precisas que son caminos claros, para que tengas mejores resultados con tus clientes.

Para que cada paso nos acerque al objetivo


Cuando la persona habla de un evento, automáticamente viene a su mente otro evento similar, porque el cerebro funciona por asociación. Esto supone un riesgo, el cliente puede acabar perdiéndose y nosotros también.

Por eso, es esencial saber colocar lo que hemos llamado pensamientos clave, con el fin de utilizar a nuestro favor el sistema de asociación del cerebro, para que nos lleve a donde queremos ir con la mayor precisión y además encontrar atajos.

La metáfora es que tenemos sujeto el timón y utilizamos la corriente y el viento para llegar a nuestro destino.

Para desencadenar procesos profundos de cambio.

Tal vez lo que nadie te ha dicho es que tu aliado en el proceso terapéutico, más que el consciente, es el inconsciente.

Los procesos inconscientes son todos los automatismos y aprendizajes que, como programas, se ejecutan sin que tengas que hacer nada ni ser consciente de ellos. Por ejemplo, no tienes que hacer nada a nivel consciente para mantener la temperatura de tu cuerpo a 37ºC y no necesitas aprender de nuevo a leer cada vez que quieres leer un libro. La mayoría del origen de nuestros problemas se ha quedado grabado en nuestro inconsciente y, para hacer cambios profundos, es necesario trabajar con los procesos inconscientes si queremos tener mejores resultados.

Hay una forma precisa de hacerlo, por eso hay que entender cómo funcionan los procesos inconscientes y su especificidad. De modo que, con nuestro Método ThOR, te vamos a dar las llaves para mover los procesos inconscientes, sabiendo manejar un tipo de escucha y de lenguaje destinado al inconsciente del sujeto, sabiendo manejar la metáfora y el lenguaje simbólico, que son los idiomas del inconsciente.

Cuando utilizas este método, tu cliente no sabe qué pasa, pero siente que « la terapia le hace algo », que algo profundo está cambiando.

Para obtener resultados visibles y duraderos

Todos tenemos la misma arquitectura cerebral, el mismo sistema neurológico; eso significa que todos tenemos el mismo ordenador con la misma potencia. 

¿Qué es lo que marca la diferencia entre una persona que es experta en su campo y una persona que, por el contrario, tiene mucha dificultad? Los programas inconscientes.

Con nuestro Método ThOR, vamos a enseñarte a utilizar la computadora cerebral para cambiar estos programas inconscientes. La consecuencia es: resultados visibles y duraderos.